El sabor del vino depende de su temperatura

Uno de los problemas más usuales de no disponer de una vinoteca en casa es la temperatura a la que servir el vino. La importancia radica en el sabor. El vino cambia de sabor dependiendo entre otras cosas de su temperatura. Degustar una copa de vino tinto a temperatura ambiente no es igual que tomar esa misma copa a 16ºC. Esta perfecta temperatura solo se consigue con una vinoteca en casa.

En Cavanova trabajamos para ofrecer una amplia gama de productos que consigan favorecer la excelencia en su experiencia vinícola. La correcta temperatura a la que se conservar, servir y beber el vino es clave para su correcto disfrute.

Esta temperatura debe variar según parámetros como la dulzura, acidez y tenacidad. A continuación se detalla según el tipo de vino la temperatura a la que debe estar :

Espumosos y icewine: de 5ºC a 6 ºC

Blancos dulces: 6ºC

Jóvenes secos: de 7ºC a 10 ºC

Blancos crianza: de 10 ºC a 12 ºC

Tintos jóvenes: de 12 ºC a 15 ºC

Tintos dulces: de 13 ºC a 15 ºC

Tintos reserva: de 16ºC a 18ºC

Tintos crianza: de 18ºc a 20ºC

Oporto y generosos: de 18ºc a 20ºC

 

A efectos generales la temperatura debe ser mayor en los vinos tintos que en los blancos y aumentar a medida que aumentan los años de crianza.

El frío potencia la efervescencia y modera la dulzura y la acidez, por lo que es aconsejable para vinos blancos y espumosos. Tomando el vino demasiado frío perdemos sus matices y sus cualidades ya que no deja liberar los taninos. Un vino a demasiada temperatura se vuelve demasiado ácido y llega hasta a resultar desagradable, tanto en nariz como en boca.

Mientras que una mayor temperatura aumenta la intensidad del vino, el alcohol, modera la amargura y potencia sus aromas, por lo que es mejor para los tintos y potencia las cualidades de los vinos de mayor crianza.

Mantener el vino a temperatura ambiente es un grave error, ya que las temperaturas tienden a subir cada vez más. A temperatura ambiente, especialmente en verano, el vino habrá perdido su sabor original y la inversión en un buen vino tanto por la bodega como por el comprador será desaprovechado sea el vino que sea.

Además de la temperatura en sí, condicionantes como la luz y el sol y la humedad influyen altamente en el sabor del vino.

Otro factor muy importante a tener en cuenta es el tiempo. El vino necesita airearse y adaptarse al medio para maximizar su rendimiento. Los cambios bruscos de temperatura y que el vino haya estado mucho tiempo a una temperatura inadecuada también empeora su calidad a la hora de disfrutarlo.

Para favorecer que la temperatura se adapte lo más posible a los vinos, las vinotecas bitérmicas permiten ajustar dos temperaturas distintas dentro del mismo equipo, lo que los hace ideales para la coexistencia de vinos tintos y blancos. Consulte en nuestra web algunos de nuestros productos con esta característica como por ejemplo la vinoteca de doble temperatura CV090DT  con un rango de temperatura de 5-12º para blancos y de 10-20º para vinos tintos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *